EFECTOS DEL BREXIT

La Agencia Tributaria ha comenzado a enviar cartas, advirtiendo a las compañías españolas con relaciones comerciales en las islas británicas, para que se vayan preparando ante la posibilidad, cada vez menos descartable, de que se produzca un Brexit sin acuerdo e instándolas a que se preparen para afrontar un hipotético Brexit duro.

El 29 de marzo de 2019 se hará efectiva la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Si no se llega a un acuerdo de salida que incluya un período transitorio, dicha salida implicará que, a partir del día 30 de marzo, Reino Unido abandonará el mercado único y la unión aduanera.

Desde el punto de vista aduanero, dicha salida implicará, entre otras cuestiones, que los flujos de mercancías entre España y Reino Unido dejarán de tener la consideración de operaciones intracomunitarias para pasar a estar sujetos a formalidades aduaneras. Dichas formalidades incluyen la presentación de una declaración aduanera de importación/exportación.

La misiva, remitida por el Departamento de Aduanas de la Agencia Tributaria, explica que un hipotético Brexit sin acuerdo implicaría que "la introducción/envío de mercancías desde Península, Baleares o Canarias a Reino Unido requerirá la presentación de una declaración de aduana normal."

Así, destaca que todos los operadores deberán identificarse a efectos aduaneros con un número de registro e identificación (número EORI), que se deberá solicitar a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria, pudiendo presentar las declaraciones aduaneras en nombre propio o bien a través de un representante aduanero.

En lo referido al IVA, Hacienda advierte a las empresas de que los envíos a Reino Unido estarían exentos del pago de este tributo como exportaciones. Sin embargo, sus importaciones de Reino Unido estarían sujetas al pago del IVA a la importación, liquidándose en la declaración aduanera y debiendo ingresarse en los plazo correspondientes.

También entraría en vigor la normativa aduanera de la Unión en lo que a impuestos especiales se refiere. este escenario implicaría que las expediciones y recepciones de productos objeto de este gravamen se conviertan en exportaciones e importaciones y, por tanto, se aplique la normativa aduanera de la UE.

España y Reino Unido mantienen una fuerte relación comercial, por lo que un Brexit duro tendrá importantes consecuencias.

Deseando que esta información se útil, si tuviesen alguna duda o aclaración no duden en ponerse en contacto con nosotros.

Marcos Herrero.